Categories Columna de Opinión

Por: Angélica Benedetti Chica*

Democracia: Del lat. tardío democratĭa, y Deste del gr. δημοκρατ α dēmokratía. Según la Real Academia de la Lengua Española, es “una forma de gobierno en la que el poder político es ejercido por los ciudadanos”, “una forma de sociedad que practica la igualdad de derechos individuales, con independencia de etnias, sexos, credos religiosos, etc.”

Buscar el significado de la palabra democracia en la RAE es muy fácil, pero no es tan fácil entender las implicaciones que ésta tiene en la sociedad. La democracia comienza con el voto, pero no es sólo votar. Una verdadera democracia demanda la participación directa de los ciudadanos en el ejercicio político: espacios dispuestos para la ciudadanía que faciliten los diálogos entre los elegidos y los que eligen, y con “diálogo” me refiero a un intercambio de ideas entre dos interlocutores, un -yo escucho y tú me escuchas-, un proceso de dos vías, una construcción conjunta, no sólo socialización, sino una consulta ciudadana real. Con esto en mente, el reto resulta ser, no sólo disponer los espacios para que la comunidad participe, sino también, hacer que las personas atienda estos llamados, generar confianza, hacerles ver que su opinión tiene valor y va a tomarse en cuenta.

La democracia nace para garantizar libertades, y la libertad exige derechos asociados a esta. La democracia implica igualdad, la democracia crea ciudadanía, y supone que, como ciudadanos, tenemos los mismos derechos y obligaciones. Pero ¿qué tan iguales realmente somos? ¿Todos accedemos de la misma forma a nuestros derechos?

La democracia nace para garantizar libertades, y la libertad exige derechos asociados a esta. La democracia implica igualdad, la democracia crea ciudadanía, y supone que, como ciudadanos, tenemos los mismos derechos y obligaciones. Pero ¿qué tan iguales realmente somos? ¿Todos accedemos de la misma forma a nuestros derechos?

La democracia invita a que todos los miembros de la sociedad tengamos garantizado el derecho a la vida, el derecho a la seguridad, a que todos gocemos de bienestar.

Algunos datos para tener en cuenta, recientemente publicados en el informe de Calidad de Vida Año

2019 de Montería Cómo Vamos:

  • Durante el 2018, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística- DANE, en Montería teníamos una incidencia de pobreza monetaria de 27.5, o, en otras palabras, que el 27,5% de la población en Montería en 2018 no logró alcanzar ingresos mensuales mínimos de $257.433 para adquirir la canasta básica de bienes y servicios.
  • En el 2019, por cada 100.000 habitantes en Montería, hubo 18 homicidios.
  • En Montería se presentaron 555 casos de violencia interpersonal en 2019.

Hoy, 15 de septiembre, en el día internacional de la democracia, invito a que todos reflexionemos cómo aportamos a que se viva una democracia real en nuestra ciudad, cómo ayudamos a que Montería sea un territorio más incluyente, que brinde las mismas oportunidades a todos, donde la creación de bienestar individual y colectivo sea una constante.

Monteriano, participa activamente de la democracia, aprópiate de tu ciudad, de sus triunfos y de sus retos, comprométete con ella, participa en la construcción de una mejor Montería. Juntos, hacemos de Montería, una mejor ciudad.

*Coordinadora de Montería Cómo Vamos.

Encuentra el informe completo de Montería Cómo vamos en www.monteriacomovamos.org